Naturaleza

Las 10 montañas más altas del mundo

El turismo deportivo extremo ha crecido en los últimos años gracias a que tanto las excursiones, como el equipamiento y otros elementos necesarios para realizar estas actividades se ha puesto al alcance de casi todos los bolsillos. Una de estas actividades que se ha masificado es la de la subida a las montañas más altas de nuestro planeta, las llamadas “ochomiles”, como consecuencia del surgimiento de cientos de agencias que ofrecen excursiones comerciales a la cumbre de estas montañas para el público general.

Hoy vamos a repasar las 10 montañas más altas del mundo actuales, ya que por acuerdos entre países y otros factores su altura puede verse afectada a lo largo de los años, y algunas de sus características más destacadas.

10. Annapurna I

El último de la lista de los picos más altos del mundo, pero el primero en siniestralidad y de los “ochomil” en ser escalado. El Annapurna es conocido por tener 8 rutas de acceso (o apertura) y de las 191 personas que han tratado de llegar a su cima, 61 han fallecido. Este macizo rocoso en el centro de la cordillera del Himalaya cuenta con el Annapurna como culminación con sus 8.091 metros altitud y una de las más complejas de subir junto al K2 y el Nanga Parbat.

El Annapurna y algunos de sus picos colindantes se encuentran dentro del parque nacional más grande de Nepal, desde donde se pueden iniciar la mayoría de rutas de acceso a su cumbre.

9. Nanga Parbat

Con los años, el Nanga Parbat se ha ganado el apodo de “La Montaña Asesina” por las 85 víctimas que se ha cobrado ya desde su primera ascensión en 1953, donde ya habían fallecido 31 personas. La novena montaña más alta del mundo con 8.125 metros de altitud y la segunda más alta de Pakistán, el Nanga Parbat está situado en la cordillera del Karakórum, aunque muy aislada y separada del resto de montañas.

Al igual que en otros picos del Karakórum, los intentos de ascender a la cima del Nanga Parbat en invierno han sido muy complicados. Hasta 2014, hasta 22 expediciones lo intentaron sin éxito.

8. Manaslu

El Manaslu es otro de los picos que recientemente se ha empezado a popularizar en expediciones de trekking, pese a las grandes tragedias que han tenido lugar en esta montaña. Su nombre significa “La montaña de los espíritus” en sánscrito y hasta seis expediciones intentaron alcanzar su cumbre hasta que lo hizo el japonés Toshio Imanishi en 1956.

LEER TAMBIÉN  Las 5 islas más grandes de Europa

Una de las adversidades de las anteriores expediciones fallidas tuvieron lugar en Samagaon, cuando sus habitantes amenazaron al equipo de exploración por provocar a los dioses intentando escalar la montaña, lo que había provocado una avalancha que había perjudicado mucho a la localidad. Estos aludes fueron los que provocaron hasta 15 muertos en una de las expediciones en 1972 y que confirmó la peligrosidad entre los campos 1 y 2 del Manaslu.

7. Dhaulagiri

El Dhaulagiri fue considerado el pico más alto durante 30 años a principios del siglo XIX para acabar en esta séptima posición con el descubrimiento de otras montañas de más de ochomil metros en las décadas posteriores. Cuenta con 8.167 metros de altitud y la traducción del sánscrito de su nombre significa “Montaña Blanca”, ya que sus laderas siempre están cubiertas de hielo y nieve.

No se encuentra entre las montañas más peligrosas de ascender del mundo, pero en la cumbre sí existe un alto riesgo de avalanchas. Uno de los encantos de esta gran montaña es la leyenda que habla sobre que un equipo de exploradores japoneses encontró huellas del Yeti, el abominable hombre de las nieves.

6. Cho Oyu

Los 8.201 metros de altitud del Cho Oyu lo colocan en la sexta posición de las montañas más altas del mundo. Su nombre en tibetano significa “Diosa Turquesa” y en su historia destaca por ser la quinta montaña de más de 8.000 metros en ser escalada (1954) en la historia del alpinismo, por detrás del Annapurna, el Everest, el Nanga Parbat y el K2.

Aunque su primer intento de escalada fue en 1952, la presión de tropas chinas en los alrededores y el peligro de avalanchas obligó a la expedición de Eric Shipton (Joint Himalayan Comittee, Gran Bretaña) a retirarse, siendo escalada por un equipo austriaco en 1954 finalmente.

5. Makalu

El Macalu no es solo el quinto pico más alto del mundo con sus 8.463 metros, sino que también es uno de los más difíciles de ascender para montañistas, que también deberán dominar técnicas de escalada en roca y hielo. Esta montaña también pertenece a la cordillera del Himalaya, situándose a 19 km al sureste del Everest y haciendo frontera entre India y Nepal.

LEER TAMBIÉN  Los 10 ríos más largos del mundo

Una de las cosas que destacan de esta montaña es su forma casi exacta a la de una pirámide, con cuatro vertientes muy bien definidas, y tiene dos picos subsidiarios: el Kangchungtse (o Makalu II) y el Chomo Lozo.

4. Lhotse

La primera ascensión al Lhotse fue en 1956, cuando un equipo de suizos intentaban subir al Everest. Es la cuarta montaña más alta del mundo con 8.516 metros de altitud y es compartida por Nepal y China en la divisoria que lo une con el Everest.

La principal ruta de ascenso al Lothse comparte una parte del trayecto con una de las rutas que suben al Everest y, aunque no está entre las montañas más peligrosas de subir del mundo, su trayecto final hacia la cima discurre por un estrecho corredor azotado por rachas de viento considerables que requieren de mucha precaución incluso para montañistas experimentados.

3. Kangchenjunga

La mayoría de montañas más altas del mundo se encuentran en la cordillera del Himalaya (las llamadas “ochomiles”) y la Kangchenjunga es otra de ellas. Es la segunda montaña más alta de Nepal, situada entre la frontera entre este país e India, y se conocen hasta 12 rutas por las que acceder a su cumbre, aunque se dice que nadie ha pisado los últimos metros del pico por el gran respecto religioso que se profesa en la zona.

Su nombre significa “los cinco tesoros de las nieves”, ya que la cima consta de cinco picos, cuatro de ellos por encima de los 8.450 metros de altura, y siendo el más alto de todos el Kangchenjunga principal con 8.586 metros de altitud.

2. K2

Tan conocida por ser la segunda montaña más alta del mundo como la más peligrosa (se estima que el 25% de las personas que han intentado subirla han fallecido), el K2 se alza con 8.611 metros junto al Everest en la cordillera del Himalaya.

También se la conoce como la “montaña salvaje”, ya que junto al Annapurna y el Nanga Parbat es uno de los picos más peligrosos y complicados de ascender, y se sitúa entre la frontera de Pakistán, la zona de Cachemira y China, aunque India también reivindica parte de la montaña. La montaña K2 se subió por primera vez en 1954 y el pasado 16 de enero de 2021 se consiguió escalar por primera vez en invierno.

LEER TAMBIÉN  Los 10 árboles más grandes del mundo

1. Everest

El Everest sigue siendo a día de hoy la montaña más alta de nuestro planeta y la meca (y objetivo) de miles de alpinistas de todo el mundo. El pasado 2020 se modificó su tamaño, ya que por un acuerdo histórico entre Nepal y China, se añadieron 86 centímetros a su última medida, posicionándose en los 8.848 metros de altura.

El Everest se encuentra en la cordillera del Himalaya, así como otras de las montañas más altas del mundo, y existen actualmente dos rutas de acceso: una por el sureste de Nepal y otra por el norte del Tíbet. Algunas de las dificultades con las que se pueden topar los montañistas en su ascenso y que más accidentes provocan son las grandes rachas de viento, caídas por zonas escarpadas y la congelación de algunas partes del cuerpo por las bajas temperaturas.

Es importante hacer el apunte de que subir a la cumbre de estas montañas inmensas requiere una gran preparación física y psicológica, así como un equipamiento específico adecuado y una planificación minuciosa del trayecto. La explosión en la oferta de operadoras de todo el mundo de actividades y excursiones para subir los picos más altos de nuestro planeta ha propiciado el acceso de muchas personas que no están preparadas para realizar esta actividad, pero que atraídas por el ego y como consecuencia de la ignorancia, han acabado por accidentarse e incluso morir. Es por eso que si tienes como objetivo subir alguno de estos “ochomiles” consultes con un experto en ascensos que pueda hacerte un plan de preparación para que puedas disfrutar de esta experiencia extrema con el mínimo riesgo posible.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba