Animales

Las 10 serpientes más grandes del mundo

Las serpientes son un animal que inspira respeto y fascinación al mismo tiempo, algo que no es de extrañar, pues tras su sofisticada apariencia y movimiento sinusoidal se esconden algunas de las especies más letales del planeta, cuyo veneno puede acabar con hasta 100 personas con una sola dosis. Además, de entre los cientos de especies diferentes que existen actualmente, algunas de ellas pueden alcanzar un tamaño considerable que incluso les permite comerse animales más grandes que ellas mismas, como ciervos, gacelas y otros reptiles de buen tamaño.

Para conocer un poco más a los ejemplares más destacados de entre todos los tipos de serpientes que existen, vamos a hacer un ranking con las 10 serpientes más grandes del mundo, teniendo en cuenta tanto su tamaño como su peso, además de comentar algunas de sus características más destacadas.

10. Serpiente de cascabel

También una de las serpientes más venenosas del mundo, la serpiente de cascabel es famosa por sus apariciones en wéstern. No es de extrañar, pues esta serpiente es original de Norteamérica, y abunda en zonas arenosas.

Pueden llegar a medir hasta 2,5 metros de largo y alcanzar los 4 kg de peso, y su característica más destaca es el “cascabel” en la punta de su cola que hace vibrar con un sonido muy característico que sirve como advertencia para depredadores y otros animales que amenacen su espacio. Aunque ocupa la décima posición de esta lista, es una de las serpientes venenosas más grandes del mundo.

9. Cobra real

Su propio nombre significa literalmente “comedora de serpientes” y es que la cobra real tiene un tamaño considerable que, acompañado de su veneno, le permite comerse a otras serpientes, cobras e incluso pitones. Aunque su tamaño medio es de 3,7 metros de largo, se han llegado a registrar algunos ejemplares de 6 metros. Es natural de India y muchos otros países del sudeste asiático, donde se la considera una reencarnación divina.

Sus colores son muy característicos, con una combinación de negro y amarillo, sobre todo por sus dos manchas negras en la parte de la capucha. Se conoce que las serpientes no tienen una gran visión, incluso algunas de ellas son ciegas, pero la cobra real posee una de las mejores visiones entre las serpientes.

LEER TAMBIÉN  Las 10 serpientes más venenosas del mundo

8. Cascabel muda

La cascabel muda pertenece al mismo grupo que la cascabel que todos conocemos: las víboras de foseta. Estas víboras cuentan con un mecanismo especial que ayuda a percibir el olor y la vibración de posibles presas y otros animales a su alrededor, incluso las de sangre caliente.

Al igual que otras serpientes de cascabel, la cascabel muda tiene un veneno muy potente al que los humanos solo tienen un 25% de probabilidad de sobrevivir si no reciben el antídoto a tiempo. La cascabel muda es la víbora de foseta más larga del mundo, con hasta 4 metros de longitud, y se la puede encontrar en América Central y del Sur.

7. Pitón diamantina

Con un llamativo color verde oliva moteado de manchas negras, la pitón diamantina, o pitón de alfombra, vive en zonas costeras y montañosas de Australia, Indonesia y Papúa Nueva Guinea. Aunque no suelen exceder los 4 metros y 15 kg de peso, se han encontrado varios ejemplares que llegaban a los 6,8 metros; siendo los machos ligeramente más pequeños que las hembras.

Dado que pasan bastante tiempo en los árboles, en su dieta se pueden encontrar desde aves y lagartijas hasta murciélagos y walabíes. La pitón diamantina se encuentra actualmente en peligro de extinción en Victoria como consecuencia de la pérdida de su hábitat.

6. Boa constrictor

Una de las boas más comunes en zoológicos y centros de reptiles, así como muy popular entre los amantes de las mascotas exóticas, aunque se desaconseja completamente tener una en cautiverio. La boa constrictor puede medir hasta 5 metros de longitud, lo que la coloca en el séptimo lugar entre las serpientes más grandes del mundo, y se la puede encontrar en Sudamérica, América Central y América del Sur.

Aunque por lo general es pacífica, su potencia constrictora es lo que la convierte en un auténtico peligro cuando necesita alimentarse, pues se conocen casos en los que han devorado ciervos e intentado hacerlo con personas cuando las han tenido como mascotas. 

5. Anaconda verde

La anaconda es una de las serpientes que también ha protagonizado varias películas, y las pesadillas de más de un niño. Pertenece a la familia de las boas y puede encontrarse en toda América del Sur, con su característica piel verde oscuro con manchas negras circulares. Al igual que en el caso de la pitón diamantina, las hembras son más grandes (algo más de 5 metros), mientras que los machos no suelen llegar a los 4 metros.

LEER TAMBIÉN  Los 10 gatos más grandes del mundo

Se considera que la anaconda es una de las serpientes más pesadas, con hasta 98 kg de peso, lo que la convierte en un peligro potencial incluso para una persona adulta al tener que lidiar con un animal tan voluminoso.

4. Pitón de la India

Aunque por tamaño solo alcanzan los 6 metros de longitud, lo compensan sobradamente con sus 95 kg de peso y una cabeza triangular muy característica. La pitón de la India (donde principalmente se la puede encontrar) además es famosa por ser una de las serpientes más longevas, siendo de unos 10 años su media en cautividad pero de hasta 30 años en estado salvaje.

Tienen un sistema perfeccionado en las mandíbulas de captación de calor para detectar a sus presas, que van desde los roedores hasta monos, cerdos y cocodrilos, y prefieren moverse por el agua, donde se desplazan muy fácil y rápidamente, aunque también pueden subir a los árboles puntualmente. 

3. Pitón amatista australiana

La encontrarás entre las ramas de los árboles, donde su color entre marrón y negro camufla sus impresionantes 8,5 metros de longitud y hasta 90 kg de peso. En la dieta de la pitón amatista australiana se encuentran desde aves hasta perros, ciervos y casos de ataques confirmados  personas, por lo que además de una de las serpientes más grandes del mundo, también es de las más temidas.

Esta serpiente vive en Australia, como su nombre indica, pero también se la puede encontrar en Nueva Guinea. Al igual que las boas y otras pitones, utilizan su tamaño y peso para asfixiar a su presa rodeándola con todo su cuerpo.

2. Pitón de seba

Como otro de sus nombres indica (pìtón africana de roca), la pitón de seba es originaria de África, aunque ahora también se encuentran en Florida como consecuencia de una inserción accidental y fallida como mascotas, y la más grande del continente. Aunque pocos ejemplares sobrepasan los 8 metros de longitud, su peso medio es de 110 kg (aunque se han encontrado ejemplares de 160 kg), por lo que no es de extrañar que entre sus presas podamos encontrar ciervos, gacelas, cabras y otros animales de mayor tamaño.

Suele rondar zonas rocosas, entre las que se esconde, pero utiliza técnicas de caza acuáticas para sorprender a las presas evitando ser vista.

LEER TAMBIÉN  Los 13 animales más feos del mundo

1. Pitón reticulada

Originaria de Asia sudoriental, Indonesia y Filipinas, la pitón reticulada ostenta el puesto de la serpiente más grande del planeta con sus 8 metros de longitud media (aunque varios ejemplares los han pasado) y 250 kg de peso. Aunque algunas personas están divididas entre anacondas y pitones, pues unas son más largas o más pesadas que las otras, la que tiene la mayor media entre tamaño y peso sin duda es la pitón reticulada.

Dado su tamaño y que puede devorar presas enteras, la dieta de la pitón reticulada va desde roedores y peces hasta jabalíes, ciervos e incluso leopardos; también está registrado el fallecimiento de una persona adulta en Célebes (Indonesia) al ser devorado por esta serpiente. 

Lamentablemente, a pesar de lo peligrosos que pueden llegar a ser estos animales, tanto por su tamaño, como por su peso o capacidad de envenenar, sufren aún a día de hoy de una gran persecución por su popularidad entre los fanáticos de las mascotas exóticas y de la industria textil, que utiliza su piel para fabricar complementos. No debemos olvidar que se trata de animales salvajes y que su hábitat ideal es su región original y en libertad, tanto por el bienestar del propio animal como para evitar posibles accidentes al estar conviviendo tan cerca de las personas. 

Incluso tratándose de animales que pueden acabar con la vida de una persona muy fácilmente, las serpientes no son una amenaza para las personas siempre y cuando respetemos su territorio e integridad física.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba