Animales

Los 10 peces más feos del mundo

Los peces son animales muy diferentes a los mamíferos, sobre todo a los seres humanos, y su apariencia siempre nos ha parecido extraña y exótica. En el mar habitan un sinfín de especies hermosas que los aficionados a los peces gustan de tener en sus acuarios. Sin embargo, hay otros peces, los llamados “peces abisales”, que viven en las profundidades de los océanos, donde la presión del agua, la escasa o total falta de luz y otros elementos han afectado de forma muy curiosa a su anatomía. Aunque no todos viven en el fondo del mar, todos comparten la misma característica, y es que están considerados los 10 peces más feos del mundo; algunos de ellos hasta por la propia Sociedad de Preservación de Animales Feos.

10. Pez sapo peludo

A primera vista parece un coral de color naranja llamativo, pero si te fijas, pronto descubrirás que se trata del pez sapo peludo. Se le puede encontrar en las aguas de Indonesia, sobre todo en el estrecho de Lembeh, devorando todas las presas que es capaz de capturar, pues tiene un apetito feroz.

Su cuerpo con forma de globo es extensible, que acompañado de su gran boca le permite alimentarse de otros animales tan grandes como él, y su piel está recubierta de verrugas y de espinas semiflexibles que le permiten camuflarse entre los corales; un aspecto muy similar al de un sapo corriente y de ahí su nombre.

9. Pez sapo

El pez sapo está emparentado con el pez sapo peludo, pues ambos pertenecen a la familia de los peces sapo que a su vez, junto con los peces rana, se refieren al superorden Paracanthopterygii de peces. El pez sapo puede vivir en condiciones muy difíciles, pues necesita poca comida para sobrevivir y puede esconderse bajo tierra, lo que utiliza también para cazar moluscos, crustáceos y peces pequeños.

Cuenta con dos protuberancias en la cabeza similares a cuernos que además de darle un aspecto muy particular, le sirven como reclamo en la época de apareamiento. Es un pez bastante sedentario, por lo que siempre se le puede encontrar en la costa atlántica de África y en el Mediterráneo Occidental. 

8. Pez luna

En cuanto al pez luna existen opiniones divididas. Mientras a algunos les embarga su movimiento tranquilo y majestuoso, a otros les recuerda al suelo accidentado de la luna y tan poco atractivo como el mismo. El pez luna (o Mola Mola) es el pez hueso más grande del mundo que puede llegar a pesar más de 2 toneladas y medir 3 metros de envergadura.

El pez luna habita en aguas tropicales o templadas de todo el mundo, alimentándose de zooplancton o medusas, y aunque no tiene un gran número de depredadores (solo orcas, tiburones y leones marinos) también se consume su carne en algunas regiones de Japón, Corea y Taiwán.

7. Peces grumo (Cyclopteridae)

Con unas aletas tan pequeñas que casi no puede nadar y unos ojos protuberantes que no parecen sujetos a ninguna parte del cuerpo, los peces grumo son una de las mayores familias de peces del mundo que son propios de las aguas frías del Ártico, Atlántico note y Pacífico norte.

En algunos lugares se usan sus huevas como caviar alternativo y más económico que el de esturión, y algunos de ellos pueden pesar hasta 2 toneladas. Dentro de esta familia hay especies más bellas, como el Eumicrotremus phrynoides, y los menos favorecidos de la familia son, sin duda, los Aptocyclus ventricosus.

6. Cerdo de mar

Aunque es algo difícil de ver, ya que vive entre los 3.000 y 5.000 metros de profundidad, las conocidas llanuras abisales, de los océanos Pacífico, Índico y Atlántico. Su boca está llena de tentáculos con los que recoge todas las partículas orgánicas que caen al fondo, aunque también acuden a los cadáveres de peces y otros animales grandes.

Su apariencia regordeta y rosada es la que le ha ganado el nombre de cerdo de mar, pero poco más tiene en común con los cerdos terrestres. Los cerdos de mar juegan un papel importante para parásitos marinos, pues componen con su propio cuerpo su hábitat, como caracoles y crustáceos.

5. Uranoscópidos

Los uranoscópidos son una gran familia de peces marinos con hasta 53 especies distribuidas en 8 géneros. Pueden ir de los 18 hasta los 90 centímetros, pero todos comparten características físicas parecidas, con ojos en la parte superior de la gran cabeza y una boca que se abre hacia arriba.

La mayoría de estos peces cuentan con espinas venenosas repartidas por su cuerpo, incluso algunos de ellos pueden provocar descargas eléctricas, además de “gusanos simulados” en sus bocas que atraen a sus presas. Así como entre los peces grumo existen algunas especies más favorecidas, toda la familia de uranoscópidos comparte la misma fealdad.

4. Rape abisal

El rape nunca se ha podido catalogar como uno de los peces más bellos del mundo, más al contrario. Sin embargo, el rape abisal supera a sus compañeros comunes a un nivel que casi parece más un monstruo de pesadilla, de ahí su cuarto puesto en esta lista. No se ven habitualmente, pues como su nombre indica, viven en las profundidades marinas (desde 3.000 metros de profundidad en adelante) del Atlántico y el Antártico, donde las personas no pueden llegar.

Es un pez ciego y cuenta con un cuerno fluorescente que usa como reclamo para cazar a sus presas, y curiosamente los machos solo pueden sobrevivir si pegan su cuerpo literalmente al de una hembra, ya que la diferencia de tamaño es enorme.

3. Pez-mano moteado

Aunque no puede nadar, se desplaza por el suelo marino con sus dos patas por las aguas de Tasmania y Australia. El pez-mano liso pertenece a una familia con 13 especies de pez-mano con las mismas características, la mayoría de ellas amenazadas por la contaminación y la pesca con redes que arrastran por el suelo del mar, además de la destrucción de su hábitat. 

Lamentablemente, el pez-mano liso se extinguió el pasado 2020 por una introducción accidental de una especie de estrella de mar no endémica de esta zona que comenzó a alimentarse de sus huevos y que llevó a la primera de estas especies a la desaparición total.

2. Pez lobo

Hay quien puede confundirlo con una morena por su cuerpo alargado, pero verdaderamente se trata de un pez que puede alcanzar el metro y medio de largo y hasta 18 kg. El pez lobo tiene una cabeza redondeada de buen tamaño con ojos saltones, labios gordos y unos dientes prominentes que le dan un aspecto muy poco favorecedor.

Se lo puede encontrar en el Atlántico norte y el Ártico, escondido entre las rocas y plantas marinas, y es un depredador feroz. Puede atrapar peces con facilidad con sus dientes y además tiene una placa ósea dentro de la boca con la que partir moluscos e invertebrados. En los últimos años se ha comenzado a introducir su carne en la gastronomía de algunas regiones por el sabor particular de su carne.

1. Pez borrón

En el primer puesto de la lista y el primero también entre los animales más feos del mundo, se encuentra el pez borrón o pez gota. Su cuerpo tiene forma de baba gelatinosa que se puede mover con lentitud gracias a la presión del agua, ya que su cuerpo es poco más denso que la misma, del océano Pacífico, concretamente en las aguas profundas de Tasmania y Australia. En 2013 fue escogido por la Ugly Animal Preservation Society como el animal más feo del mundo, y actualmente se encuentra en peligro de extinción por la destrucción, la pesca de arrastre y contaminación de su hábitat.

A pesar de su apariencia, todos estos peces juegan un papel fundamental en sus hábitats y ecosistemas, al igual que el resto de animales y especies que forman parte de un intrincado equilibrio entre fauna y flora. La contaminación de las aguas de todo el mundo y algunos hábitos de pesca están acabando con el hábitat de miles de especies y con sus propias vidas, a veces incluso sin ser el propio objetivo de la pesca. Algunos de estos animales ya han desaparecido permanentemente de nuestro planeta, por lo que ahora solo queda ver cómo afectará esto al resto de seres de su zona y qué consecuencias podemos esperar si no protegemos el resto de especies en peligro y que todavía podemos salvar y preservar.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba